Featured Video

lunes, 29 de octubre de 2012

La recarga automática de dispositivos de pantalla plana

La recarga automática de dispositivos de pantalla plana
Un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts ha logrado desarrollar una tecnología que permite, gracias a la luz solar y también a la luz artificial, la recarga automática y autonomía de teléfonos móviles, lectores de libros electrónicos y otros dispositivos de pantalla plana.

Se trata de una tecnología que, además de usar la luz solar y la luz artificial, es capaz de reciclar y reutilizar la luz blanca trasera que los dispositivos pierden en un 96% en forma de calor. Todo ello gracias a unas moléculas fluorescentes insertadas en las pantallas de los dispositivos y capaces de atrapar la luz y volver a re-emitirla.

Las conclusiones de esta investigación, liderada por el investigador español del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en inglés) Amador Menéndez Velázquez, se han publicado en la revista «Energy and Enviromental Science».

Las pantallas convencionales de los dispositivos electrónicos consumen aproximadamente el 90 % de la energía de la batería, consumo que podría «reducirse drásticamente con esta nueva tecnología», ha relatado a Efe Menéndez, que se encuentra de visita en España.

En esta nueva tecnología es precisamente la pantalla, junto a unas 'pinturas' -un conjunto de diferentes moléculas fluorescentes- depositadas sobre ella e invisibles al ojo humano, la que permite la captura de la radicación solar o la luz de interiores, ha explicado.

Este científico ha apuntado que esta luz se guía a los bordes donde diminutas celdas solares la convierten en electricidad. En el caso de que el dispositivo esté bajo la luz natural, se lograría que éste fuera completamente autónomo e independiente de la red eléctrica, mientras que si la luz es interior se podría multiplicar por diez o por quince la duración de su batería.

Esto es posible gracias a la luz solar y artificial, pero no sólo, porque este nuevo sistema es capaz de reciclar la luz trasera, «evitando grandes pérdidas innecesarias», según el científico español.

Menéndez ha detallado que los dispositivos electrónicos de pantalla plana como móviles, ordenadores y televisores proporcionan buena calidad de imagen pero son altamente ineficientes energéticamente.

Funcionan mediante una técnica llamada de «retro-iluminación», donde una fuente de luz blanca emerge desde la parte trasera de la pantalla en dirección a los ojos del usuario, ha continuado. Esta luz emitida llega a los ojos sólo entre un 4 y 8 %, el resto se pierde en forma de calor en diferentes filtros y capas ópticas.

Con la nueva técnica, según Menéndez, se ha conseguido reciclar esta luz con la utilización de moléculas fluorescentes (capturan y re-emiten luz), lo que consigue frenar el consumo de baterías.

«De esta manera, tras capturar la luz la emiten de nuevo, lo que permite su reutilización, ahorrando una gran cantidad de energía e incrementando significativamente la duración de las baterías en los dispositivos móviles», ha remachado este investigador del MIT y del Instituto Tecnológico de Materiales de Asturias (ITMA).

EFE

sábado, 27 de octubre de 2012

Telefónica Digital conecta los objetos a internet

Telefónica Digital conecta los objetos a internet
La filial de internet y nuevas tecnologías de Telefónica ha presentado una solución, todavía en fase de desarrollo, que, según la compañía, conecta casi cualquier dispositivo de forma inalámbrica a internet. Esta innovación que ha denominado "Thinking Things" permite que los objetos físicos se puedan controlar on line. La empresa asegura que "ayudará a la creación de la internet de los objetos físicos".

Telefónica Digital ha dado a conocer hoy "Thinking Things", una solución, en fase de desarrollo, que permite conectar casi cualquier dispositivo de forma inalámbrica a internet, según un comunicado de la compañía.

Este concepto, añade, hace posible que los objetos físicos se puedan controlar on line y es un paso en el futuro desarrollo de la "internet de las cosas".

"Thinking Things" se compone de tres elementos: módulos físicos que contienen las comunicaciones y la lógica básicas, energía a través de una batería o AC y sensores y actuadores.

Los módulos se conectan de manera sencilla entre sí y al dispositivo que van a controlar, o se despliegan en el espacio que se debe monitorizar. Por ejemplo, los módulos se pueden conectar a una lámpara para permitir el control remoto de la iluminación del hogar.

Acceso 'on line' de las funciones

Una vez realizada la conexión, se crea una página web para el nuevo dispositivo. Esto proporciona acceso on line para controlar las funciones de los módulos físicos. Según la empresa, el interfaz hace que sea muy fácil la configuración de los activadores de los módulos, por ejemplo, el control de la temperatura del hogar a través de internet o SMS.

Todas las funciones on line se ofrecen a través de una API, de modo que los desarrolladores pueden acceder a todas las funcionalidades desde su software.

La cartera de "Thinking Things" incluye en la actualidad una batería, una conexión inalámbrica, humedad/temperatura, detección de presencia, indicador RGB, acelerómetro, brújula, detector de presión, control de servomotor y algunos módulos genéricos con interfaces electrónicas estándar. Algunas capacidades adicionales, como GPS, identificación por radiofrecuencia y otras más, están en desarrollo.

SINC

miércoles, 3 de octubre de 2012

Logran partir en dos una gota de agua con un novedoso instrumento

Logran partir en dos una gota de agua con un novedoso instrumento
Un equipo de la Universidad Estatal de Arizona ha demostrado que un cuchillo superhidrófobo puede separar una gota de agua en dos limpiamente. La investigación, que aparece publicada en la revista PLoS ONE, podría ayudar al avance de la biomedicina.

Los materiales superhidrófobos son extremadamente resistentes al agua, que cae sobre estas superficies en forma de bola, sin mojar. Los investigadores colocaron una gota de agua sobre una superficie hidrófoba de Teflon, el material aislante del que están hechos desde las sartenes y las ollas que tenemos en la cocina hasta los revestimientos de aviones, cohetes y naves espaciales. Después, fabricaron los cuchillos con polietileno y zinc. Los trataron con nitrato de plata y una solución superhidrófoba llamada HDFT.

Cuando el cuchillo fue empleado sobre una gota de agua, ésta se dividió en dos, cada mitad unida a un aro de alambre. Sin embargo, si los investigadores levantaban el cuchillo lo más mínimo, las gotas recuperaban su forma original.

Además de una curiosidad maravillosa, cortar limpiamente gotas de agua podría ser muy útil en el campo de la biomedicina. Por ejemplo, sería más fácil y rápido separar las proteínas mezcladas con fluidos biológicos, fundamental para obtener información genética que puede servir para detectar señales tempranas de enfermedad.